14 de Abril de 2012

Hace unos días que no escribo aquí, afortunadamente han sido causas laborales las que me han mantenido ocupado. Si, han oído bien, laborales. Retomando la trinchera bloguera, hoy es un buen día para volver a darle al tecleo, viendo cómo ha transcurrido la semana, sobran las razones. Días atrás, un amigo (no recuerdo ahora mismo quién) me dijo:

“Creo que Rajoy  a este ritmo no aguanta los cuatro años, lo echan antes a palos”

 Parece una frivolidad, pero lo primero que se me vino a la cabeza no fue otra cosa que: “Ojalá”. El motivo de esta reacción, no es algo injustificado y aleatorio, venimos de una semana donde a golpe y porrazo nos hemos encontrado:

  1. Prohibido sacar los piés del tiesto, según el último endurecimiento de condena, será delito manifestarnos (que hasta ahora era un derecho), incluso será delito hacerlo de forma pasiva (entiendo por forma pasiva por ejemplo, acampadas en una plaza, ¿no más 15-M?), hasta se han inventado una nueva palabra, el hacktivismo: dícese de aquellos que incitan a la violencia por internet. Parece la neolengua de Orwell en 1984.
  2. Subida de todos los billetes de transporte público en Madrid. Antes de las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ), viajé a Madrid y pagué 1€ por un billete de metro univiaje. Durante las JMJ, como no era voluntario (evidentemente), tuve que abonar 1,50€ por el mismo billete univiaje (0,75€ para los que sí lo eran). Proximamente volverán a incrementarlo a 2€. En menos de un año el billete univiaje ha subido un 100% de su coste inicial. No solo en los univiaje, en todas las modalidades y tipos de transporte público. Pueden echar un vistazo al enlace. Permitan una pregunta, ¿quién es el usuario habitual del transporte público? No hace falta ser experto economista para sacar conclusiones.
  3. Ataque a la Madre Patria. Justo ayer nos sorprende la Presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, con la amenaza de nacionalizar YPF, filial de la petrolera española Repsol. Supone un ataque frontal y directo a España, donde nuestros estimados y representativos políticos no han dudado en sacar uñas y dientes ante dicho ataque. Ante este embrollo quiero puntualizar dos cosas:
    • Repsol es una empresa privada con sede en España, lo cual pérdidas en Repsol no repercute a los españoles, pero sí a los accionistas de la empresa. ¿Son españoles los accionistas de YPF? Pueden verlo en el siguiente enlace, fuente más fiable imposible, datos de la propia compañía.
    • Según García-Margallo, nuestro actual Ministro de Exteriores: “Un ataque a Repsol se considerará un ataque a España“. Como según García-Margallo Repsol es España, y en España hacienda somos todos, imagino que Repsol contribuirá a las arcas del estado, ¿es así? compruébenlo. (Dar las gracias por facilitar ambos enlaces a A. Garzón Espinosa).
  1. Recortes y más recortes. No es otro que el maquillado Plan de Estabilidad Presupuestaria, recortes en sanidad, en educación, en investigación, en cooperación al desarrollo… para aquell@s más carnavaler@s, resume mi pensar el 1er pasodoble de semifinales de la comparsa La Sereníssima. Merece la pena.
  2. La prima de riesgo y el nieto del Rey se disparan. Por un lado parece que aunque nos ha costado, por fin hemos superado el borde de 400 puntos de la prima de riesgo, ¿nos seguirán mintiendo con que desaparecerá el Euro, la UE y España será “intervenida”? La respuesta nos la da el amigo V. NavarroPor otro lado, el nieto mayor del Rey, un “adulto” de 13 años de edad, estaba de cacería y se disparó en un pié. Noticia irrelevante, ya que como ha indicado su abuela materna: “son cosas que le puede pasar a cualquier niño“. No se tú Sofi, pero mi sobrin@ que viene de camino, no manipulará una escopeta con 13 años.
Son algunas de las perlas que nos hemos llevado esta semana, si nos pusiéramos a escarbar un poco más profundo saldrían más cosas, de eso estoy seguro. Pero creo que por hoy basta ya, es un buen día para volvernos a indignar, para volver a salir a las calles y hacer gala de que hoy, vuelve a ser 14 de Abril
FRASE DEL DÍA: Seguimos siendo la “España de Charanga y Pandereta“.
Anuncios